Silvia Goñi: “Todos somos clientes en nuestro día a día y queremos lo mejor”

Cerca de una década de trabajo acumula Silvia Goñi en el equipo de Integralia. Licenciada en ADE por la UPNA, esta pamplonesa persigue dar siempre lo mejor en su día a día a sus clientes desde el área de Cliente. 

 

¿Cuándo empezaste a trabajar en Integralia? 

Desde enero de 2013, pero parece que fue ayer mi primer día. Al principio pensé que no me iban a coger por la prueba de nivel de idiomas que me hicieron, tras la primera entrevista. Me llamaron por teléfono y… ¡fue terrible! Me examinaban mientras hacía la compra. Tenía el carro lleno, no oía bien y estaba nerviosa. Sentí que era la peor prueba de mi vida. Pero, tan mal no fue porque conseguí el trabajo.

  

¿Y cómo fue ese primer día? 

No lo recuerdo. Supongo que tendría los nervios a flor de piel por conocer a todos los compañeros y empezar en un nuevo puesto. Me incorporé para sustituir a Saioa Lana en su baja de maternidad, por lo que durante mis primeras semanas estuve pegada a ella para aprender todas las tareas que realizaba.

 

¿Cuál ha sido tu día de trabajo más peculiar?

Cuando se declaró el estado de alarma por Covid. ¡Todo era miedo y confusión! Ahora que ha pasado el tiempo no parece para tanto, pero entonces tuvimos muchísimo desconocimiento y desconcierto.

 

¿Qué parte de la empresa es la que más contacta contigo?

Todas en general y ninguna en especial. En una empresa tiene que haber comunicación entre todas las áreas. Aunque sí tengo muy claro quiénes son a los que yo incordio más, los “afortunados” son almacén, fabricación y compras.

 

Una parte de tu trabajo en las labores de atención al cliente está ligada a la empatía, a ponerse en la piel de otra persona para poder ofrecerle el mejor servicio, ¿cómo te preparas? 

Intento visualizarlo cada día. Aunque es difícil ponerse en los zapatos de otro, creo que no me resulta complicado. Considero que al final todos somos clientes en nuestra vida y queremos lo mejor, esa es mi labor para los clientes de Integralia.

 

¿Hay agradecimientos por ese “dar lo mejor”? 

Mensualmente se realizan unas encuestas para medir la satisfacción de los clientes de la compañía. Cuando te citan para bien siempre se agradece, sientes que tu trabajo aporta a alguien. En ese momento te das cuenta de que te valoran y a mí me anima a seguir mejorando.

 

En ese día a día, ¿hay hueco para la innovación?

Todas las áreas de Integralia están regidos por una frase: “siempre hay opción para seguir innovando y mejorando”. Sin embargo, puedes pensar que el servicio de atención al cliente es lo que es. Cuando empiezas a conocer mejor el equipo es cuando te das cuenta de que vives en un continuo cambio. El departamento se ha reestructurado con equipos y procedimientos nuevos, que testamos continuamente y comprobamos. 

 

Necesitarás en muchas ocasiones una buena dosis de calma y tranquilidad en tu día a día. ¿La paciencia cómo se aprende? 

Con paciencia. No hay otra fórmula y no hay atajos.

 

Y los errores, ¿sirven para algo? 

Para mucho. Muchísimo. En el día a día te acuerdas muchas veces de qué falló e intentas que no se vuelva a repetir.

 

¿Qué es lo que más te gusta hacer en tu día a día?

Todas las tareas relacionadas con la atención al cliente

 

¿Y lo que menos? 

No hay nada que deteste en especial. Creo que son los momentos, no las tareas.

 

¿Cuál es tu herramienta de trabajo preferida? 

Parece mentira, pero si lo piensas con una visión de 50 años es incontestable: el ordenador. Lo utilizas muchas horas para cantidad de cosas muy diferentes, desde comunicarte a contabilizar el inventario de los materiales del almacén. A mí me agota estar delante de la pantalla de forma continuada durante todo el día, pero no podría sobrevivir sin un ordenador.

 

¿Tienes alguna habilidad sorprendente? 

Ninguna, además no me considero la mejor en nada. Puedo tener características que destacan respecto a algunas personas, pero creo que soy peor que otras muchas. Pensar que eres el mejor creo que es contraproducente y egocéntrico.  

 

¿Una frase que te guste y que te guíe en la vida? 

No hay mal que por bien no venga.

  

¿Qué haces en tu tiempo libre?

 Disfrutar de mi familia y amigos. Me encanta hacer rutas en moto, me gusta leer y disfruto muchísimo socializando. Esos son los básicos. Después siempre me propongo hacer algo de deporte, ahora mismo estoy con la natación. Este septiembre me he puesto como reto probar con el pádel.

 

¿Nos recomiendas una receta?

¿Mía? Me acerco a la cocina lo justo para sobrevivir. Si no tiene que ser de mi cocina, cualquier plato preparado por mi madre.

 

¿De beber?

En casa siempre agua. Pero, si como fuera, vino blanco.

 

¿Cuál es tu aparato tecnológico preferido?

Mi ebook.

 

¿Sin qué accesorio no podrías vivir? 

Necesito saber en qué hora vivo, así que un reloj de muñeca me resulta indispensable.

 

¿Qué te gustaría inventar? 

El teletransporte. Cuando estoy agotada y tengo que trasladarme, sueño con poder abrir un portal, entrar y llegar al destino. Considero que sería fabuloso. Más en serio, me gustaría que se encontrase una cura para el Alzheimer.

 

¿Qué serie has visto últimamente?

Prefiero las películas. Aunque sí que he disfrutado con la última temporada de La Casa de Papel.

 

¿Dónde te gusta sentarte en un minibús? 

Prefiero ir delante y, a poder ser, sin desconocidos a mi lado.

 

¿Qué película pondrías en un viaje en minibús? 

‘Forrest Gump’, soy de los que creen que la vida es como una caja de bombones.

 

¿Y qué comerías mientras dura el trayecto? 

Hay un imprescindible que nunca falta en mi bolsa de viaje: ¡Boca Bits!

 

¿Qué canción te acompaña?  

‘One’ de U2.

 

¿Algún imprescindible para el transporte? 

A parte de comprar Boca Bits, no. Creo que no. (Ríe)

 

¿Te mareas? 

Sí, cuando leo o navego por internet con el móvil. 

 

¿Qué haces durante el trayecto?

Me pongo música e intento dormir, aunque muy pocas veces lo consigo.

 

¿Cuál ha sido tu viaje más largo en minibús?

Un tour por Austria, Hungría y República Checa.

 

¿Algún destino pendiente? 

Me da igual el lugar, con tal de disfrutarlo con los míos.

 

¿Qué es para ti el confort? 

Eso que cuando lo encuentras, te sientes cómoda y segura. Sobre todo valoro el confort social, el que se siente cuando estás con personas de tu total confianza.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.