El IBBC: la clave para conseguir el máximo confort lumínico

“Aquello que genera bienestar al usuario”, esa es una buena definición de lo que es el confort. La palabra de origen francés a su vez proviene del latín confortare, se trata de lo opuesto al malestar y contribuye al bienestar físico y psicológico. En concreto, cuando queremos hablar de la percepción de bienestar que deriva de una combinación adecuada de la calidad y cantidad de iluminación que se da simultáneamente en un espacio y que evita la fatiga visual, nos estamos refiriendo al confort lumínico.

 En Integralia hemos desarrollado un sistema de iluminación único en el mercado para el interior de nuestros vehículos. Como punto de partida, todos los microbuses que salen de esta casa tienen repartida la configuración de la luz en dos espacios: el que ocupa el conductor y, por otro lado, el que está destinado a los pasajeros. En concreto, en este segundo, podemos configurar varias zonas: asientos, ambiente, portaequipajes, y elementos extra con el que hemos denominado las infinitas posibilidades que podemos desarrollar de forma personalizada para nuestros clientes. 

¿Cómo podemos hacer esta subdivisión para configurar una luz específica para cada uno de estos espacios? A través del cerebro de nuestros minibuses: el Integralia Bus Board Control (IBBC). Gracias a las dos pantallas que presiden el salpicadero de todos nuestros minibuses se puede controlar cualquiera de los reglajes del vehículo y, por supuesto, también generar la mejor experiencia de viaje para los pasajeros. El IBBC permite lograr la configuración lumínica más apropiada a cada ocasión en el interior de cualquiera de nuestros microbuses.

¿Todo esto se puede conseguir en el interior de un microbús? Por supuesto, las posibilidades son infinitas y en Integralia nos encanta adaptarnos a las necesidades de nuestros clientes.

Hasta 6 circuitos lumínicos diferentes se pueden integrar en cualquiera de nuestros minibuses: iluminación de serie, turismo y premium. Con tecnología LED de vanguardia y diseñadas ad hoc para el interior de nuestros vehículos. Pudiendo diseñar infinidad de ambientes en la zona de pasajeros. Con esta tecnología LED una policromía infinita y la posibilidad de regular la intensidad lumínica podemos crear desde ambientes cálidos para el invierno o fríos para el verano. Incluso, se puede jugar con los colores corporativos de una compañía para que la imagen de marca también esté reflejada en los medios de transporte que utiliza. El responsable del minibús puede manejar de forma independiente los seis circuitos de luces  hasta conseguir la iluminación más adecuada al momento y las circunstancias del viaje. Eso sí, ¿nos ha gustado una configuración concreta y no tenemos tiempo de estar pensando en otras opciones? En pocos pasos se pueden guardar nuestras cuatro preferidas en el IBBC y, así, utilizarlas todas las veces que queramos con tan solo tres clics en la pantalla táctil, evitando tener que reconfigurar un modo que ya habíamos conseguido, liberando al conductor de esa labor y permitiéndole que se centre en la carretera.

¿Cómo se percibe la iluminación en la estética interior del minibús? En Integralia hemos ocultado los puntos de LED con unos difusores diseñados ad hoc para nuestras carrocerías. De esta manera, la cabina tiene una luz continua muy bien repartida por todo el interior del vehículo, que se percibe de forma muy agradable.

¿Alguien quiere más? La iluminación del portaequipajes es opcional, también podemos personalizar la iluminación de mesas, tomas de 220V, luces de apoyo… Las necesidades de cada vehículo nos gusta trabajarlas de forma individual en cada proyecto. ¿En qué iluminación estás pensando para tu vehículo?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.