Pardilla Bus sigue confiando en Integralia mundial tras mundial

La compañía canaria adquiere dos vehículos destinados al transporte escolar en el año en el que su rotulación celebra 40 años.

Los grandes eventos deportivos son acontecimientos que, de alguna forma, unen a las sociedades que los acogen en torno a la idea de un beneficio común y de una ilusión transitoria por ofrecer una buena imagen del país. Y, sobre todo, siempre dejan huella. España acogió el mundial de fútbol masculino del año 1982 con una democracia recién estrenada. Con Naranjito como icono. Con 17 estadios en 14 sedes. Con un encuentro inaugural en el Camp Nou. Con 146 goles marcados en 52 partidos. Y, como colofón, con la selección italiana como triunfadora. 

Este primer evento global de importancia ocurrido en España dejó un rastro duradero en la flota de La Pardilla Bus. Todos los vehículos de esta compañía lucen la misma rotulación que el autobús que transportó a la Selección española de fútbol en el Mundial de 1982. El diseño no dió mucha suerte a los jóvenes Arconada, Camacho, Santillana y compañía, puesto que el equipo español realizó una actuación más que discreta. No ocurrió lo mismo con La Pardilla Bus, que cuatro décadas después sigue luciendo el estilo de tiempos de Naranjito en una flota de autobuses moderna y a la última. 

Unos cuantos mundiales después del de Naranjito, en el de 2010, La Pardilla Bus acababa de conocer los productos de Integralia. En concreto, fue en 2008 cuando la compañía de transporte canaria adquiere el primer microbús a los carroceros navarros y así comienza una relación que sigue siendo muy fluida y cercana. Desde entonces, La Pardilla Bus ha ido sumando unidades de Integralia a su flota de ‘guaguas’. Todos los vehículos se han adaptado a las necesidades específicas que demandaba la compañía de transporte en cada momento y que, en muchas ocasiones, han estado enfocadas en rutas escolares. 

La empresa canaria se dedica desde la década de los 70 al transporte regular de pasajeros en Telde, el segundo municipio más poblado de la Isla de Gran Canaria. Desde allí parte una amplia flota de ‘guaguas’, como se conoce en esta región a los autobuses, dirigida por los hermanos José, Nicolás y Juan Miguel Santana, hijos del fundador de la empresa, Pedro Santana Ortega.

La última entrega de Integralia a La Pardilla han sido dos vehículos, T ONE PV que, por primera vez, incorporaban el IBBC (Integralia Bus Board Control) por lo que los profesionales de La Pardilla han tenido que recibir una explicación más detallada de su funcionamiento. Los dos microbuses están adaptados para pasajeros en silla de ruedas y están destinados al transporte escolar. Además de contar, por supuesto, con la rotulación característica de La Pardilla Bus que rememora aquel Mundial de 1982.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *