Grupo Jiménez celebra su 140 aniversario y renueva su flota de minibuses

La compañía con sede en La Rioja ha adquirido dos vehículos adaptados para el transporte de personas con movilidad reducida

El grupo Jiménez Movilidad sopló el pasado febrero las velas de su 140 aniversario, una fecha muy especial que coincide con una línea muy ascendente de la compañía en su crecimiento. Desde su sede en Logroño, el grupo trabaja para consolidar su liderazgo y crecer en los mercados en los que opera. 

Con el fin de ofrecer el mejor servicio a sus clientes, en numerosas ocasiones Jiménez confía en Integralia como su proveedor de microbuses. En esta ocasión, la compañía ha adquirido dos minibuses adaptados a pasajeros en silla de ruedas con 22 plazas y capacidad para hasta tres personas con movilidad reducida. La renovación de su flota está enmarcada en las nuevas adquisiciones que la compañía está realizando para afianzar su liderazgo en movilidad urbana.

Desde 2015 Integralia es una apuesta constante de la compañía riojana a la hora de adquirir nuevos vehículos. En Jiménez Movilidad valoran la calidad y durabilidad de sus vehículos, las posibilidades de personalización y, por supuesto, el valor del servicio postventa que la carrocera navarra ofrece a sus clientes.

En el grupo Jiménez llevan 140 años transportando ilusiones, como reza en el título de su web. Esta empresa familiar se ha convertido en un grupo consolidado formado por más de diez empresas, más de dos centenares de vehículos y con delegaciones en las provincias de Madrid, La Rioja, Navarra, Aragón y Valencia. 

La historia de Jiménez Movilidad

Por su ubicación, lo más habitual es que Melchor Jiménez y Elvira Sáenz se hubieran dedicado a la fabricación de calzado, una industria por la que es internacionalmente reconocida la localidad riojana de Arnedo. Sin embargo, el matrimonio decidió emprender con el transporte de clientes en coches de caballo desde Arnedo hasta la parada de trenes de Féculas de Navarra situada en la cercana Lodosa.

La capacidad de adaptarse a los tiempos y la visión de futuro es una constante en la empresa riojana: no tuvo un vehículo a motor en su flota en sus primeros 37 años de existencia.  Elvira, que era la auténtica estratega de la pequeña empresa, obsequiaba con una taza de chocolate caliente a los clientes cuando llegó el primer autobús, que transportaba a los viajeros hasta Logroño. Muchas tazas de chocolate, billetes vendidos y autobuses comprados han hecho de Jiménez una compañía que a lo largo del tiempo ha ido creciendo manteniendo el mismo espíritu de servicio que sus fundadores. Cuatro generaciones después, Jiménez Movilidad es hoy un gran grupo de transporte, que sigue persiguiendo ofrecer a sus clientes la mejor calidad para que viajen con ellos durante otros 140 años.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *