Ignacio Roncal Matallana: “La seguridad de las personas marcará la legislación del sector de la automoción en un futuro próximo”

El responsable del Departamento de Homologaciones de Integralia considera que, si en un proceso no surge ningún fallo, no está todo comprobado. Licenciado en Comunicación Audiovisual, este pamplonés tiene entre sus tareas profesionales estar siempre al tanto de la legislación vigente a nivel internacional en todo lo relacionado con el sector automovilístico.

Aguantar la presión, coordinar equipos, tener sed por aprender y estar muy al día de la legislación son algunas de las cualidades que necesita una persona responsable del Departamento de Homologaciones de una carrocera. Muchas de estas habilidades las adquirió Ignacio Roncal Matalla (Pamplona, 1980) como productor de una cadena de televisión, así que decidió dar el salto y desde hace cuatro años forma parte del equipo de Integralia. Además, este pamplonés también se encarga de la parte de calidad, forma parte del equipo de postventa e, incluso, coordina proyectos entre distintos departamentos de la compañía. 

¿Cómo acaba un Licenciado en Comunicación Audiovisual en el Departamento de Homologaciones de una carrocera?

Comencé a trabajar como cámara de televisión y, con los años, me hice cargo de la gestión de personal, infraestructuras y eventos especiales de la delegación de la cadena de televisión. Aunque era una delegación pequeña sí que conllevaba gestión y coordinación de equipos, trabajar bajo presión y mantener las ganas de estar al día de las últimas novedades del sector. Toda esa experiencia era necesaria para el perfil que buscaban en Integralia, así que aproveché la oportunidad y ya he cumplido más de cuatro años en este puesto. En concreto, mi día a día está muy centrado en el Departamento de Homologaciones, que está dentro de la Oficina Técnica, además me encargo de la parte de Calidad, relacionada con ISO y otras auditorías. Sin embargo, como con el tiempo atesoras conocimientos relacionados con el desarrollo de cada modelo de vehículo, también formo parte del equipo de postventa. Incluso, en algún momento puntual, me ha tocado coordinar proyectos entre los distintos departamentos, sobre todo los relacionados con cambios normativos. 

¿Cómo te mantienes al tanto de toda la legislación, nacional, continental e internacional de vehículos? 

Los técnicos de homologaciones tenemos diferentes herramientas, entre las más importantes está el apoyo de la Asociación Nacional de Fabricantes de Carrocerías de Autobús (ASCABÚS), quienes tienen una perspectiva internacional a medio y largo plazo de las nuevas normas, así como de cualquier actualización de las antiguas. Por otra parte, también contamos con los laboratorios con los que trabajamos de forma continua y siempre nos asesoran sobre posibles soluciones ante cualquier cambio normativo. Y, por supuesto, estamos suscritos a sistemas de alarma de cambios, que identifican las fechas de entrada en vigor y caducidad, y lo especifican en sus newsletters. En cuanto a normas en otros países, nos apoyamos en diferentes consultorías, que con una periodicidad semestral actualizan los requisitos de cada nación.

¿Te lees todos los BOEs?

No, en mi caso, para cuando se publica, mi trabajo debería haber terminado.

¿Hay alguna parte de legislación que te llame mucho la atención?

Me sorprende lo rápido que avanzan unas y lo estancadas que están otras. Sobre todo, la diferencia entre unos países y otros.

Cada nueva regulación supone cambios en los proyectos, ¿cómo os enfrentáis a esta transformación constante?

Cuanto antes se avise a todo el equipo implicado en un proyecto, mejor para todos. Además, la comunicación tiene que ser clara y precisa para que no dé lugar a interpretaciones. Después, si es necesario, se abordan mediante los diferentes departamentos, donde están representadas todas las partes de la empresa.

¿Cuesta mucho explicarlos? 

Internamente no, siempre avisamos con antelación por lo que toda la compañía está al tanto de cuál es la evolución. En muchas ocasiones es más arduo transmitírselo a los clientes, sobre todo porque queremos transmitir un mensaje de tranquilidad y no siempre es fácil, dado que se pueden entender como ideas regresivas si no se explican bien.

¿Cuál es el proceso desde que sale una nueva legislación hasta que está implementada en el coche?

En Integralia tenemos claro que en cuanto se publica cualquier legislación nueva, en ese momento es preciso estudiarla a fondo.

¿A quién recurrís cuando os surgen dudas?

A los laboratorios de homologación, que son quienes nos ayudan a interpretar cualquier modificación o a ASCABÚS, que nos defiende como carroceros de minibuses. También a otras entidades certificadoras, a las ITV o, llegado el caso, al propio Ministerio.

Después de introducir los cambios para que los vehículos estén homologados, ¿quién los revisa y os confirma que está todo en orden?

Para obtener las correspondientes contraseñas de homologación, en algunos casos hay que realizar ensayos. Unos son más sencillos, otros muy complicados. Los laboratorios de homologación son quienes certifican que cada vehículo está conforme a la norma.

¿Cómo vives cuando se aprueba una nueva legislación? 

Siempre hay recelo. Cualquier cambio, por mínimo que sea, puede tener implicaciones en diseño, fabricación, compras… No queda más que leer y comprender qué se nos viene encima. Últimamente es un proceso que ocurre con cierta frecuencia. Estamos viviendo una cascada de cambios normativos en poco tiempo. En cuanto interiorizamos un punto, lo modifican.

¿Qué proyecto de homologación recuerdas como más complicado?

Nos costó darle forma al cambio del R.107 en 2019. Emprendimos muchas modificaciones de manera simultánea por lo que surgían muchas dudas y temores. Estaba la presión de llegar a las fechas porque veníamos de otro cambio normativo grande y los clientes reclamaban cuanto antes la entrega de sus vehículos.

¿Y del que estás más orgulloso?

El Reglamento 66.02. Aunque llegué con el proyecto empezado, vi cómo se trasladaban los cambios desde las cabezas de mis compañeros hasta el ensayo destructivo de un minibús y aluciné.

¿Por qué tendencias apuestas en la legislación del sector de la automoción?

Por primar la seguridad de las personas dentro y fuera de los vehículos, que son el centro de nuestro mundo. Debemos empezar a concienciarnos de que el transporte en el futuro va a cambiar mucho.

¿Cómo afrontas las situaciones de frustración cuando un proyecto se estanca? 

Insistiendo, admito que soy muy obstinado o, como dicen algunos, bastante cabezón. Nunca me rindo. Eso sí, cuando no puedo hacer nada porque no está en mi mano, lo llevo mejor, sé que por mi parte he dado el cien por cien.

¿Se puede innovar en homologación?

Siempre se pueden aportar las experiencias de nuestros clientes para que aquellos que toman las decisiones vean el día a día de los vehículos sobre los que legislan.  

 ¿Se aprende de los errores?

Por supuesto. De hecho, creo que si no hay ningún fallo es que no está todo comprobado. Los errores, en su justa medida, dibujan muy bien la calidad de los procesos mediante los cuales se alcanzan los objetivos.  

¿Cuál es tu herramienta de trabajo preferida?

Estoy condenado a entenderme con los ordenadores con los que tengo una relación de amor-odio. Pocas veces gritaré a una persona, pero al ordenador, sin duda.

De tus responsabilidades laborales, ¿cuál es con la que más disfrutas?

Me gustan los trabajos donde puedo aportar un toque humano más allá de lo puramente técnico.

¿Y las que más detestas?

Todas las relacionadas con campos muy técnicos de homologaciones. Reconozco que la física no es mi fuerte.

¿Tienes alguna habilidad sorprendente?

Soy buen narrador, tengo mucha imaginación y la capacidad de describir lugares o situaciones.

¿Cómo fue tu primer día en Integralia?

Venía de un sector mucho más desenfadado y me chocó mucho la seriedad del puesto de trabajo. Además, el contraste entre el silencio y la concentración de las oficinas, frente al ruido propio de una factoría.

 ¿Tu día de trabajo más extravagante?

Al poco tiempo de incorporarme al equipo de Integralia hubo un ensayo en el que se volcó un microbús y dediqué una jornada completa a pintar gálibos con acuarelas y plantar cámaras dentro del vehículo. Muchos nervios, pero con final feliz.

DE TÚ A TÚ CON NATXO RONCAL

 

¿A qué dedicas tu tiempo libre?

A mi familia, pareja y amigos, pero también reservo tiempo para mis hobbies, sobre todo para hacer modelismo: monto y pinto vehículos y personas a escala. Por supuesto, también me gusta el deporte y practico spinning, aunque los fines de semana los reservo para el senderismo.

¿Tu plato favorita y con qué lo maridarías?

Jabalí al chocolate con una copa de vino tinto.

¿Qué te gustaría inventar?

La crema solar en pastilla.

¿Qué serie has visto que te haya gustado mucho?

‘The wire’.

 ¿Algún libro especial?

‘El señor de los anillos’ marcó mi adolescencia, más reciente destacaría ‘La orden’ de Tim Willocks

¿Cuál es tu aparato tecnológico preferido?

Una tablet.

¿Algún gadget sin el que no podrías vivir?

Soy poco amigo de los gadgets, el teléfono ya me parece demasiado…  

¿Algún destino pendiente?

 Medio mundo: Canadá, Perú y más cerca, Estrasburgo.

Nos vamos de viaje en minibús…. 

¿Eliges película?

‘Relatos salvajes’.

¿Para comer?

Bocadillo de tortilla de patata

¿Música?

‘Hallowed be thy name’ de Iron Maiden.

¿En qué asiento te ubicas?

Cualquiera de ventanilla.

¿Mirarás por la ventanilla o aprovecharás para descansar?

Disfrutaré del paisaje mientras escucho música, pero no descarto una buena siesta, dado que tengo mucha facilidad para dormir.

¿Alguna preferencia?

Si me toca conducir, cualquier carretera de montaña, mejor cuanto más enrevesada. Si voy de pasajero, llevaré una revista o un libro que no requiera mucha concentración.

¿Cómo lograrás el confort?

Buscaría una butaca mullida en un espacio insonorizado y, por supuesto, acompañado de una conversación amena.

¿Tu viaje más largo en este medio de transporte?

En Argentina, cuando visité los Siete Lagos en Bariloche.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *