Por qué el IBBC es lo que un minibús moderno necesita

El sistema Integralia Bus Board Control, la diferencia clave en la gestión de cualquier vehículo: aumenta la seguridad y demuestra la fuerte apuesta de Integralia por la tecnología 

La primera impresión no tiene una segunda oportunidad. Así lo creen en Integralia: ese impacto solo se puede lograr una vez. No hay otra. En el momento en el que un pasajero accede a un minibús, nada más subir, se encuentra el puesto del conductor y delante de él un montón de botones en el salpicadero del vehículo.

Cuando Integralia decidió desarrollar un sistema digital para la gestión integral del vehículo, lo que llegaría a ser el Integralia Bus Board Control, tenían claras dos cosas: 

  1. Perseguía eliminar toda la maraña de botones con los que los conductores deben lidiar en su día a día. Quería facilitar el trabajo de estos profesionales para reducir al mínimo la necesidad de atención del vehículo y aumentar así la seguridad de los viajeros. 
  2. Deseaba que todos los pasajeros del vehículo pudiesen ser conscientes de que estaban en un minibús con la última tecnología del mercado. 

¿El resultado? Las dos pantallas táctiles de gran calidad en el salpicadero del vehículo. Un diseño vanguardista, que aporta una experiencia de usuario pulida hasta el límite para hacer sencillo lo complejo y unas interfaces diseñadas de manera exquisita, que convierten en inconfundibles los elementos de la pantalla sin necesidad apenas de palabras.

Al querer disparar la seguridad reduciendo los segundos que el conductor tiene que emplear en encontrar un reglaje, el equipo de Integralia se tuvo que centrar en repensar cómo ordenar todas las posibilidades que ofrece un minibús tan completo como los que fabrica la carrocera navarra. Esa conceptualización se consiguió. En menos de cuatro toques en la pantalla cualquiera puede llegar a cambiar los distintos elementos, un proceso muy sencillo que antes conllevaba localizar un botón determinado entre una colección de similares.

Sin embargo, el IBBC es mucho más que una primera impresión. Además de facilitar el trabajo a los conductores y llamar la atención de los pasajeros, se trata de la herramienta de gestión definitiva. Esas dos pantallas del salpicadero permiten que los servicios de atención al cliente tengan menos fricciones, facilitan la identificación de piezas, consiguen resolver dudas de forma más sencilla y directa. Estas ventajas reducen el tiempo de solución de incidencias y consiguen, en la mayoría de las ocasiones, reducir y evitar el paso de los minibuses de Integralia por el servicio técnico. ¿Reto conseguido? Un rotundo sí confirma que el IBBC no solo es una primera impresión tecnológica, su usabilidad es tal que nadie que lo haya probado antes sabe concebir después otro minibús.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.