Confianza y seguridad: qué aporta la certificación ISO 9001 a Integralia

La empresa navarra obtiene este sello como garantía de que los procesos de fabricación de sus minibuses son conformes a los más altos estándares internacionales de calidad 

Integralia ha vuelto a conseguir la certificación ISO 9001, que complementa a otras auditorías internas y externas de la compañía para garantizar el proceso de fabricación de todos sus minibuses. La elaboración de estos vehículos conlleva una fabricación homogénea, estandarizada y con unos mecanismos específicos que evitan posibles desviaciones a la hora de industrializar el producto. Concretamente, la ISO 9001 cubre todos y cada uno de los procesos implicados en una empresa para garantizar que no haya soluciones improvisadas o formas de trabajar imprevistas. 

Mejorar desde la calidad

El hecho de conseguir estos sellos de calidad se considera como un punto clave dentro de Integralia. Desde todos los departamentos de la compañía se estima que los procesos que traen consigo pensamiento crítico y reflexión son la base para una mejora continua de la que la compañía navarra está convencida.

El sistema de calidad de Integralia se implantó en 2006, desde entonces ha ido renovándolo conforme a las sucesivas actualizaciones de la norma. Su Departamento de Homologaciones trabaja de la mano de sus clientes, proveedores, servicios técnicos y trabajadores sobre posibles puntos de mejora. Los resultados obtenidos sirven para reflexionar y buscar posibles puntos desde los que abordar cambios con el fin de mejorar la eficacia, el servicio y el producto.

“La implicación de todo el equipo humano de la compañía es fundamental a la hora de llevar a cabo estos procesos”, asegura Óscar Lana, CEO de Integralia. “La pedagogía interna es básica a la hora de seguir los procedimientos establecidos. Y ahí está siempre el foco del Departamento de Homologaciones”, concluye. 

El diálogo con los diferentes equipos y trabajadores que fabrican los minibuses de la firma navarra es vital. Llegar a acuerdos. Rectificar. Discutir los procesos. El resultado: adecuar los procedimientos a una realidad cada día más cambiante garantizando la calidad gracias a certificaciones como la ISO 9001.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *