Íñigo Ibero Castiella: “La vocación y la experiencia son imprescindibles en la atención al cliente”.

No ha cumplido todavía su primer año en la compañía, pero Íñigo Ibero Castiella (Pamplona, 1978) acumula más de un cuarto de siglo en el sector de las carroceras, lo que le permite compatibilizar varios puestos en Integralia. Además de ser responsable de la parte eléctrica de los vehículos, el pamplonés también dedica parte de su jornada laboral a apoyar el departamento de Atención al Cliente

 

Buenos días. ¿Integralia? 

Sí, aquí es.  

 

¿Desde cuándo descuelgas el teléfono de Integralia para atender a los clientes?

Me incorporé el año pasado en el mes de abril, aunque llevo desde hace 25 años trabajando con carrocerías de autobús. Desde el principio compatibilicé varios puestos en la compañía. Además de la parte eléctrica de los vehículos, también echo una mano con temas de producción y en el Departamento de Atención al Cliente, donde nos dividimos entre tres personas el trabajo en función del motivo de la llamada.

 

¿Quién te ha enseñado los procedimientos de esta empresa?  

Ángel Ruiz, que es el responsable del área de proyectos, pero en el día a día mis compañeros (Silvia, Ángel, Natxo, Oscar…) son los que me van diciendo cómo puedo mejorar y dar lo mejor de mí mismo.

 

Y ¿cómo fue el aterrizaje en Integralia?

Como es habitual en un nuevo puesto, con nervios. Venía un poco agobiado por ver qué me iba a encontrar en esta compañía. Sin embargo, enseguida me di cuenta de que el equipo profesional que forma Integralia facilita mucho las cosas, por lo que mi adaptación fue mucho más fácil de lo que me podía imaginar.  

 

¿Alguna anécdota de esos primeros días?

Sí, en ese momento en el que todavía te queda mucho por aprender, además de la inseguridad que habitualmente aparece al empezar en un nuevo puesto de trabajo, descolgué una llamada y recibí un parte. Enseguida me percaté de que había una pelea un poco dura con un taller. Me pilló de nuevas y me descolocó bastante. Es lo que tiene este trabajo, que no sabes qué te vas a encontrar cuando descuelgas el teléfono. Muchas veces no es fácil resolver esos problemas en el momento. Sin embargo, lo pudimos solucionar de la mejor manera posible y quedó en eso, una anécdota.

 

¿En qué consiste un día de trabajo de Íñigo Ibero en Integralia? 

Me gusta empezar la jornada dedicándome a todas las cosas relacionadas con el S.A.T: llamadas de teléfono, revisar cuáles son las incidencias que tenemos pendientes, las que han entrado nuevas, ponerme al día de cómo está todo en general. A continuación, me enfoco en la parte eléctrica, donde tengo un poco más de pelea…

 

¿Conocías el sector de la movilidad antes de entrar en Integralia? 

Sí, por supuesto, ya he cumplido 25 años enfocado en este mercado. Estudié Electricidad en el centro que tienen los Salesianos en Pamplona y, después, me especialicé en Construcciones metálicas en el CIP Virgen del Camino. Al poco tiempo me incorporé al sector de la movilidad, por lo que he podido ser testigo de primera mano de una transformación total. Y, según hacia donde apuntan todas las perspectivas, parece que en un futuro nos queda mucho por ver. 

 

¿Cuáles consideras las aptitudes necesarias para un puesto como el tuyo?

Mano izquierda, firmeza y no perder nunca el sentido del humor. Sin lugar a dudas, nada como la experiencia y la vocación para poder dar lo mejor de ti mismo en el día a día.

 

¿Cuál es tu herramienta de trabajo preferida?

 Las manos, disfruto mucho cuando salgo al taller.

 

De tus responsabilidades laborales, ¿cuál es con la que más disfrutas y la que más detestas?

 El trato de tú a tú con el cliente me encanta, pero la burocracia me aburre muchísimo. El papeleo me cansa mucho. 

 

¿Tu día de trabajo más extraño en Integralia?

Es cierto que todavía no he cumplido ni un año en la compañía por lo que tampoco tengo acumulado un gran bagaje aquí, no recuerdo nada especialmente extraño durante estos meses. Vendrán momentos complicados, eso seguro y aquí estaremos para afrontarlos de la mejor manera posible. Pero, de momento y toco madera para que sea lo más tarde posible, no hay nada reseñable.

 

DE TÚ A TÚ CON ÍÑIGO

 

¿Tienes alguna habilidad sorprendente? Me dicen que soy creativo y que tengo  habilidad con las manos.

 

 ¿A qué dedicas tu tiempo libre? El poco que tengo lo dedico a mi hijo.

 

¿Eres cocinillas? Sí, me relaja. Soy un fan de las croquetas.

 

¿Con qué bebida las acompañas? Con una cerveza

 

¿Qué película pondrías para ver en un viaje en un minibús? ‘Los caballeros de la mesa cuadrada’.

 

¿Algún gadget sin el que no podrías vivir? Cascos.

 

¿Qué te gustaría inventar? Un chicle con sabor a jamón de Cinco Jotas. 

¿Qué serie has visto últimamente? Hace mucho que no veo una serie, pero la última que me gustó fueBreaking Bad’. 

 

¿Algún libro que haya marcado tu vida? ‘Rebeldes’ de Susan E. Hinton. 

 

¿Una canción para viajar? ‘Sweet dreams’ de Eurithmycs.

 

¿Dónde te gusta ir sentado cuando viajas en un minibús? Si es posible, prefiero la ventanilla.

 

¿Te mareas? No.

 

¿Qué haces cuando viajas? Escuchar música.

 

¿Qué te comerías en el viaje? Anacardos con sabor barbacoa. 

 

¿Qué es para ti el confort? En un microbús, el espacio.

 

¿Algún destino pendiente? Japón.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *